Yoma.jpg

LOGO_FULLDETO.png

Noticias

¿Por qué se produce una hernia en el ombligo?

¿Por qué se produce una hernia en el ombligo? Síntomas y tratamiento

Las hernias se producen cuando existe un defecto en la pared abdominal del paciente debido a un defecto congénito, es decir, que está presente desde el nacimiento.

hernia-umbilical.jpg

En ocasiones, cuando el feto comienza a formarse en el interior del útero materno, puede suceder que haya algún defecto en la formación de la pared abdominal y el cordón umbilical del feto, lo que cuando éste nazca y crezca, podrá traducirse en una hernia.

En cuanto a las hernias en el ombligo, también llamadas hernias umbilicales, aparecen en la zona del ombligo, alrededor o justo encima del mismo ombligo. A la vista son protuberancias o bultos que se encuentran por debajo de la piel y al tacto son blandos.

Las hernias en el ombligo pueden ser de distintos tipos, que comentamos a continuación.

Tipos de hernias en el ombligo

Las hernias en el ombligo las podemos clasificar según sea su origen. Distinguimos entre:

Hernias en el ombligo primarias o congénitas: como ya hemos dicho, este tipo de hernias acompañan al paciente desde su nacimiento, debido a un defecto en la pared abdominal y el cordón umbilical cuando el feto se formó en el útero materno.

Hernias en el ombligo secundarias (a la realización de esfuerzos) o incisionales: como su propio nombre indica, este tipo de hernias surgen a raíz de intervenciones quirúrgicas previas en la zona. Con el paso de los años puede suceder que los puntos de sutura o la herida quirúrgica interna se debiliten y que, debido a este debilitamiento, la hernia pueda protruir por ahí cuando el paciente realice esfuerzos continuos en la zona abdominal.

¿Por qué se producen las hernias en el ombligo?

Las causas por las que se produce una hernia en el ombligo pueden ser muy variadas. Como ya hemos dicho las hernias en el ombligo congénitas tienen su causa en la malformación de la pared abdominal y las hernias en el ombligo secundarias surgen a raíz de esfuerzos o por intervenciones quirúrgicas previas. (También llamadas eventraciones)

Sin embargo, hay veces que las hernias son asintomáticas (no manifiestan síntomas) y el paciente puede que no perciba que la tiene hasta que realiza un esfuerzo abdominal considerable y ésta se manifiesta.

Las hernias pueden surgir, por lo tanto, por alguna de las siguientes causas:

Cuando el paciente realiza ejercicio físico vigoroso.

Levantamiento de objetos muy pesados.

Padecer estreñimiento crónico y, por lo tanto, hacer grandes esfuerzos al ir al baño.

Padecer tos crónica y, como consecuencia, realizar un esfuerzo abdominal constantemente.

Agrandamiento de próstata en el hombre y, como consecuencia, realizar esfuerzos abdominales al orinar.

Padecer sobrepeso. Cuanto más pese una persona, más peso tendrá que soportar su abdomen.

Todas estas causas y otras que causen una presión constante en la zona del abdomen pueden ser susceptibles de causar la aparición de una hernia en el ombligo.

En el caso de las mujeres embarazadas, la aparición de una hernia en el ombligo se da en muchos casos. La causa de su aparición es la misma: una presión constante en la zona abdominal, ya sea durante el periodo de gestación o durante el proceso de dar a luz (en ambas la causa es la presión ejercida en el abdomen).

¿Cuáles son los síntomas de una hernia en el ombligo?

El principal síntoma que manifiesta una hernia en el ombligo es, como ya hemos comentado, el bulto o protuberancia que es blando al tacto y que, si ejercemos presión sobre él, puede introducirse en el interior del abdomen, aunque cuando dejemos de ejercer presión volverá a aparecer en el mismo lugar.

Otro de los síntomas que puede sentir el paciente es dolor en el lugar donde se encuentra la hernia cuando realiza esfuerzos tales como toser, levantar objetos pesados, etc. Normalmente, para paliar el dolor, el especialista puede recomendar que el paciente se coloque una faja abdominal. Esta faja se recomienda sobre todo a las mujeres embarazadas.

Hay ocasiones en las que el contenido de la hernia en el ombligo no es palpable al tacto, por lo que es necesario hacer algunas pruebas diagnósticas al paciente. Sin embargo, estos casos son minoritarios.

En otros casos, hay tipos de hernias severas en las que el orificio de salida de la hernia puede ser estrecho para el contenido de la hernia. Esto puede ser muy peligroso para el paciente, puesto que la hernia queda “estrangulada” o atascada en el orificio de salida, que causa una obstrucción y puede ser peligroso para la correcta circulación de la sangre. Además, si es una parte del intestino la que queda estrangulada, puede impedir que los alimentos o el contenido fecal de los intestinos sigan su curso normal. En estos casos, el especialista debe operar la hernia con urgencia.

Tratamiento de una hernia en el ombligo

Cuando la hernia en el ombligo no es grave pero causa dolor al paciente, éste puede ingerir medicamentos para eliminar el dolor. Lo más recomendable si el paciente siente dolor en la hernia es que acuda al especialista, ya que éste le recomendará el medicamento más adecuado y le indicará con qué frecuencia debe tomarlo.

Sin embargo, paliar el dolor no hará que desaparezca la hernia, por lo que lo más recomendable para un paciente que quiere deshacerse de su hernia en el ombligo por completo, es someterse a una intervención quirúrgica.

La intervención quirúrgica para eliminar una hernia en el ombligo se denomina hernioplastia y es el único tratamiento definitivo y el más eficaz para eliminar por completo la hernia en el ombligo. A continuación hablamos de las dos formas de intervenir una hernia en el ombligo.

Cirugía abierta para eliminar una hernia en el ombligo

 

 

Hernia_Umbilical.jpg

La cirugía abierta es la técnica más convencional para eliminar una hernia en el ombligo.

Tras haber anestesiado al paciente, el cirujano realizará una incisión en la zona de la hernia de unos 5 – 10 cm. Esta incisión atravesará la piel y la grasa subcutánea hasta llegar al defecto herniario. Una vez el cirujano haya llegado hasta el defecto herniario, por donde introducirá la parte del interior de la cavidad abdominal que estaba fuera. A continuación, el especialista colocará una malla quirúrgica en la zona, que corregirá el defecto herniario y que evitará que éste se pueda volver a producir. Una vez hecho esto, cerrará la incisión con puntos de sutura y colocará un apósito en la zona intervenida.

Esta intervención suele durar entre unos 30 – 40 minutos, dependiendo siempre de la gravedad de la hernia.

para eliminar una hernia en el ombligo

Cirugía_laparoscópica.jpg

En este tipo de cirugía, el especialista realiza tres o cuatro incisiones de pequeño tamaño en la zona donde se encuentre la hernia, en este caso en la zona del ombligo.

Por una de las incisiones, el especialista introduce un laparoscopio (es un instrumento quirúrgico que tiene una cámara en uno de los extremos y que permite al cirujano ver el interior de la cavidad abdominal del paciente) y por el resto de incisiones introduce otras herramientas quirúrgicas para poder intervenir correctamente al paciente.

A modo de conclusión, podemos decir que una hernia en el ombligo debe ser tratada correctamente cuando el paciente percibe que la tiene, puesto que en el caso contrario, podría agrandarse e incluso podría complicarse, llegando a estrangularse.

La hernioplastia de hernia en el ombligo no tiene una duración muy larga, aproximadamente unos 30 – 40 minutos, siempre dependiendo de la gravedad de la hernia. El paciente abandona el hospital por su propio pie el mismo día de la operación normalmente.

Tras la intervención, el paciente recuperará su calidad de vida y los síntomas de la hernia desaparecerán por completo, por lo que la intervención es lo más recomendable para cualquier paciente que tenga una hernia en el ombligo.

En cuanto a la recuperación total del paciente, no suele durar más de cuatro semanas tras la intervención.

Si quieres saber más sobre la operación de hernia en el ombligo:

Consulta con la Dra. Melissa Mercedes en el Centro Médico Nacional, Calle San Francisco Esquina Salcedo, San Francisco de Macorís, Tel: 809. 588.3414 Ext. 400

Ayuntamiento_SFM.jpeg

ddd

anunciate
aqui
300