Yoma.jpg

LOGO_FULLDETO.png

    Banner-Facebook.jpg

Nacionales

“El pueblo está marchando contra la impunidad y si este no es el pueblo, el pueblo dónde está”.

“El pueblo está marchando contra la impunidad y si este no es el pueblo, el pueblo dónde está”.

Quienes no pudieron marchar sobre sus pies usaron sillas con ruedas, bicicletas o camionetas. El deseo de justicia fue superior a las limitaciones físicas cuando el reloj marcó las 10:00 de la mañana y la esquina entre las avenidas Máximo Gómez y 27 de Febrero empezó a pintarse de verde por miles de personas que tomaron la decisión de salir de sus zonas de confort y protestar, revelarse contra la impunidad y la corrupción en el país.

No era un mitin político, pero las frases de “cuiden su cartera Danilo se la lleva” o “el pueblo trabajando y el PLD robando”, dejaban ver el sentir de un pueblo cansado de los políticos que hoy les gobiernan.

Y es que, jóvenes, niños, ancianos, ciclistas, personas con discapacidad, ciudadanos de diferentes clases sociales, religiosos, la comunidad LGBT entre otras denominaciones se unieron en un solo clamor y con su camiseta verde, sombrillas que decían “no a la impunidad”, afiches reprimiendo varios casos de corrupción que no se han resuelto en el país, otros con la bandera dominicana, trompetas en mano y grupos de tambores, desafiaron el sol cuando eran las 10:45 de la mañana y emprendieron su marcha hacia donde sería su primera parada en la calle 30 de marzo.

En el largo recorrido que unió a familias y que se caracterizó por ser pacifico, fue notorio que unos 200 agentes de la Policía Nacional hacían un cordón humano de manera, logrando que los manifestantes no se dispersaran y posibilitaran el tránsito, de por sí caótico.

Pero el camino era largo y mientras muchos gritaban, bailaban, se tomaban selfies para postearlas y decir “presente” en el ciberespacio, algunos se cubrían la piel con protector solar cuando pasaban las 11 de la mañana; otros retumbaron la acústica desde los balcones de sus casas con calderos y cucharones: “E’ pa fuera que van” gritaban desde lo alto mientras los manifestantes atezaban la marcha.

De su lado, un pequeño camión que guiaba a los ciudadanos contenía en su interior bocinas desde las cuales se escuchaban a los organizadores gritar, “Odebrecht, devuélveme lo mío”, “Somos gobernados por corruptos ladrones”, “El pueblo va, contra la impunidad”, y otras tantas frases. La que más se repitió fue: “El pueblo está marchando contra la impunidad y si este no es el pueblo, el pueblo dónde está”.

Llegan a la 30 de marzo

El reloj marcó las 12:00 de medio día y los marchantes llegaron a su primera parada donde muchos de diferentes lugares que llegaban en guaguas se les seguían sumando para desde ahí continuar.

En este punto del recorrido no podían faltar los que, por el cansancio, el sol o simplemente la poca costumbre a estos eventos, se desmayaron; mostraron el semblante desgastado y sofocados por las altas temperaturas, al punto de echarse agua o sentarse en la acera, para después de varios minutos continuar la protesta.

Como es costumbre -en ningún evento multitudinario faltan- también dijeron presente los paleteros, vendedores de agua, heladeros, los que venden yunyun, el panadero y hasta vendedores de gafas de sol, quienes -por indignación o negocio- se sumaron a la caminata y aprovecharon la ocasión para conseguir algo de dinero.

Ellos pertenecen al más del 50% de dominicanos que se dedica a la labor informal por la falta de oportunidades y salarios pírricos.

Palacio de Gobierno

A simple vista y bajando la calle 30 de Marzo por los alrededores del Palacio Presidencial, la seguridad policial y los agentes se notaron en mayor cantidad cuando eran las 12:20 del mediodía y, junto a ellos, cientos de personas que esperaban la caravana principal de la marcha que hizo una necesaria en la intersección con la avenida México para recalcar: “Aquí donde estamos nacen las impunidades”.

Durante esta parada se pudo escuchar el sentir de dominicanos como Femin Polanco, quien expresó: “Nos sentimos cansados, hastiados de la situación y necesitamos que las autoridades tomen asunto; el pueblo está despertando”.

También Zoila Martínez, la Defensora del Pueblo, quien resaltó que “el defensor del pueblo está aquí para proteger que no hayan desórdenes y que no se produzcan incidentes”.

Mientras todo transcurría con normalidad y algunos denunciaron haber perdido sus celulares, otros buscaban algún pariente que por el tumulto se había dispersado.

A las 12:45 la marcha llegó a su destino final: el Parque Independencia. Allá hubo grupos que esperaron desde las 10:00 de la mañana.

Antes de que culminara el mediodía los manifestantes se despidieron en el parque Independencia, justo donde están los restos de los Padres de la Patria y donde, precisamente, inició la República.

Fueron casi tres horas verdes donde personas de todos los tamaños, colores, edades y pasiones caminaron para exigir transparencia gubernamental, un grito cívico contra la impunidad y la corrupción en la cúpula, sobre todo.

POR: Ivelisse rosario

FUENTE

Ayuntamiento_SFM.jpeg

ADS