Yoma.jpg

LOGO_FULLDETO.png

UCNE-2.jpg

De Opinion

La ley de partidos políticos

Miguel Guerrero

En junio, mientras estuve de vacaciones fuera del país, aparentemente se avanzó en la aprobación de la ley de partidos, cuyo objetivo es crear las bases del funcionamiento ordenado del sistema político. Pero el proceso sigue estancado a causa de la incapacidad del liderazgo nacional de trabajar juntos en favor del interés nacional.

Con esa ley se aspira evitar muchos de los vicios y prácticas cuestionables que caracterizan el quehacer político cotidiano. A pesar de ello, como tantas otras veces en el pasado, los peldaños avanzados reflejaron la falta de voluntad para caminar juntos en pro de una meta común.

Los recelos entre las distintas fuerzas políticas frenan una y otra vez  las intenciones de laborar en las áreas de coincidencia, paradójicamente más amplias que las diferencias, casi siempre de puro matices. Si algo está claro entre nosotros es la ausencia de diversidad ideológica en el espectro político, pues los grandes partidos se ubican todos en el conservadurismo de derechas. Aquello de socialdemocracia, democracia cristiana y centro derecha o de izquierda es pura pretensión, como lo es también en mayor dimensión lo de “progresistas” de lo que se ufanan los grupos más ultra conservadores.

La tendencia a perder por incomparecencia es notable en el historial político dominicano. Ha sido la nota predominante en muchas de las grandes discusiones. Y explica  la razón de no haber logrado los consensos necesarios para alcanzar un gran acuerdo nacional fundamentado en el  examen de las prioridades, tanto económicas y sociales, como políticas e institucionales. Si algo demuestra la discusión de nuestros grandes temas, para lo cual requerimos todavía de influencias confesionales, es la falta de madurez del liderazgo político, que todo lo resuelve hablando y hablando en los medios, sin intentar los heroicos pasos que demandan las situaciones difíciles.

FUENTE

Banner-Sandy-Brito.jpg

ddd

anunciate


Loading...