Yoma_Mujer_2017.jpeg

LOGO_FULLDETO.png

Autos

California T, el Ferrari para todos los días

California T, el Ferrari para todos los días

Ferrari acaba de presentar su última creación: el California T, la nueva generación de este descapotable (2+2) que sustituye al California de 2009. Sin embargo, más allá del cambio de nombre y diseño, el nuevo California T es toda una auténtica revolución en Ferrari.

Este modelo es el regreso de la marca a los motores turbo (que tango prestigio le dieron con el F40 de 1987 y el GTO de 1984), en lugar de continuar con los tradicionales propulsores atmosféricos de gran cilindrada (reservados a modelos más prestacionales).

Aun así, llegar hasta aquí no ha sido fácil para Ferrari. Dentro de la marca italiana sabían que, debido a la normativa europea de emisiones, tenían que rebajar los consumos y las emisiones de sus coches. Para conseguirlo han tenido que recurrir al 'downsizing'(reducción de cilindrada) y la introducción del turbo.

Mismo ADN

Sin embargo, en Maranello no querían que los nuevos motores turbo perdieran el ADN de la marca. Los propulsores tenían que mantener la respuesta inmediata, una gran potencia y un sonido cautivador... Características más propias de los propulsores atmosféricos, que de los motores turbo, que se suelen caracterizar por un retardo en la respuesta del propulsor y un sonido menos atractivo.

No obstante, en Ferrari contaban con una ventaja. Y es que el 'departamento' de coches 'Gran Turismo' tiene línea directa con la división de Fórmula 1 de Ferrari. De ahí que a la hora de desarrollar el propulsor (una tarea que les ha llevado cuatro años) contaran con un gran ayuda de la Scuderia. Esto significa que muchas de las innovaciones que se han aplicado a la Fórmula 1 también estarán presentes en este Ferrari de calle.

Así, por ejemplo, Ferrari asegura que algunas de las fases de fabricación de este motor son las mismas que realiza la Scuderia con los motores de Fórmula 1. Otras innovaciones que provienen de la competición introducidas en este motor del California T son el cigüeñal de piso plano, las turbinas de doble entrada y el "Variable Boost Management", un sistema integrado en la centralita que ajusta la entrega de par según las revoluciones y la marcha engranada.

Con todo ello el resultado sobre el motor es sobresaliente. Y no sólo hablamos de la ficha técnica. Sino también de las sensaciones que nos ha dejado esta mecánica por las viradas carreteras de la Toscana.

Un par de ensueño

Comenzando por la cilindrada, este nuevo V8 situado en posición central delantero (por detrás del eje delantero) tiene 3,8 litros, lo que supone una reducción de casi medio litro respecto al anterior California (4,2 litros). No obstante, y a pesar del 'downsizing', la mecánica logra una mayor potencia (560 CV). En concreto estamos hablando de 70 caballos más que su predecesor.

Pero lo que nos parece más importante es que ofrece un par mucho mayor durante un margen de revoluciones increíble. Hablamos de 755 Nm., que están disponibles entre las 2.750 revoluciones por minuto y las 5.000. El anterior propulsor 'sólo' contaba con 505 Nm. a 5.000 revoluciones. Además, Ferrari asegura que ese increíble par (755 Nm.) se mantiene incluso a 4.750 revoluciones en la séptima marcha.

Al volante

Una vez analizados los datos técnicos, toca ponerse al volante del nuevo California T para comprobar las bondades del propulsor. Y lo primero que hacemos es observar su belleza. ¡Qué buen trabajo han hecho Pininfarina y el centro de Estilo de Ferrari! Tras ello, es el momento de descapotar el vehículo. Así que pulsamos el mando situado en la consola y en 14 segundos pasamos de tener un bello convertible a un sorprendente descapotable.

Después introducimos la tradicional llave en el bombín y apretamos el botón de Start para escuchar el sonido del motor. Sin embargo, el arranque nos deja un poco fríos. Frente al gran bramido que esperábamos, el sonido del motor es suave y nada estridente.

Soltamos el freno de mano eléctrico, accionamos la leva derecha y presionamos el acelerador con suavidad. Y el nuevo California T nos vuelve a sorprender. Pese a ser un coche muy deportivo, comprobamos que tiene una buena respuesta desde abajo. Ya no hay que llevarlo alto de vueltas para poder exprimir el motor al máximo. Ahora desde las 3.000 revoluciones y hasta las 7.500 vueltas el motor empuja como un demonio.

En cuanto al sonido, si bien es cierto que a bajas vueltas, el ruido del motor no es atronador, en cuanto superamos las 4.000 vueltas sí que se convierte en una melodía de seducción. Es entonces cuando el Dr. Jekyll se convierte en Mr. Hyde. Y más aún nos cautiva cuando colocamos el 'manetinno' en Sport (tiene tres posiciones: Comfort, Sport y ESC Off), apuramos hasta las 7.500 revoluciones y subimos una marcha. Es entonces, cuando suena un 'petardeo' que nos enamora.

Otro punto fuerte del California T son las prestaciones. En una aceleración fuerte tu estómago se encoge mientras que tu cuerpo se pega al asiento. En una frenada radical tienes que sujetarte con fuerza para mantener tu cuerpo en el asiento. Son sensaciones increíbles que humanizan los fríos datos de una ficha técnica: 316 km/h de velocidad máxima, de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos y de 0 a 200 km/h en 11,2 segundos.

¡Cómo va!

A ello hay que sumar que el comportamiento del California T es increíble. Si bien es verdad que probablemente un coche deportivo pequeño pueda tener un mejor paso por curva que este descapotable, lo cierto es que el California T negocia los virajes a una velocidad increíble. Y eso que sus proporciones y peso (con 4,57 metros y cerca de dos toneladas en orden de marcha) no son las más idóneas.

Trazar las curvas con él es un ejercicio para los sentidos. La dirección es súper rápida y muy directa. Basta una mínima insinuación del volante para que el vehículo vire con extrema rapidez.

Es entonces cuando comprendemos todas las mejoras que ha incluido Ferrari en este modelo. Hablamos, por ejemplo de una buena distribución de pesos (47% delante y 53% detrás), una posición más baja (40 milímetros) del motor, un centro de gravedad más bajo (10 mm.), una carrocería que presenta más rigidez, nuevos reglajes en la dirección, la última generación del F1-Trac y del ESP 8.0, la nueva centralita que modifica el cambio magnético de unos amortiguadores que también han sido mejorados y que son ahora un 11% más rígidos.

Otro aspecto del Ferrari que también nos ha dejado con la boca abierta son los increíbles frenos. Se trata de unos frenos carbocerámicos firmados por Brembo, que presentan mayor fricción y menor desgaste. En combinación con el sistema ABS y ESP 8.0, junto con las llantas de 19 pulgadas y unos discos y pastillas con nuevos compuestos el California T se detiene de 100 km/h a 0 km/h en 34 metros. Esto supone una mejora de un metro, respecto a su predecesor. Además, de 200 km/h a 0 km/h también mejora en 2 metros.

Un Ferrari 'confortable'

Seguro que si has leído hasta aquí dirás: "Bueno seguro que para que vaya tan bien será una auténtica tabla y muy incómodo". Pues desde aquí te puedo asegurar que todo lo contrario. De hecho, podemos decir que es hasta un coche cómodo. La amortiguación absorbe tan bien todas las irregularidades que en ningún momento tenemos la sensación de estar en una máquina tan descomunal.

Además hay que sumar que el espacio para las plazas delanteras es muy bueno, que los asientos han sido mejorados para ser confortables y ergonómicos, que las turbulencias no son excesivas y que incluso el maletero es digno (caben dos 'trolleys' o una bolsa de golf con sus palos si se baja el compartimento central trasero). Eso sí, en las plazas traseras todo sigue igual. Son dos plazas para niños pequeños y poco más, porque incluso no tienen ni reposacabezas, ya que en su lugar están escondidos los arcos antivuelco.

También nos llama la atención algunos elementos novedosos. Hablamos como el reloj situado en la posición central de la consola que se maneja pulsando ligeramente el marco plateado que lo envuelve. Este display muestra la hora, la temperatura exterior, la presión del turbo, su eficiencia... En este sentido, si echamos en falta algo más de modernidad en algunos de los botones situados en la pantalla central táctil que presenta información de la navegación, el sistema de audio, el teléfono...

Un consumo mejorado

Lo cierto es que desde Ferrari quieren que el nuevo California no sólo sea un deportivo admirable. Sino buscan que también sea un coche válido para todos los días. De ahí que sea tan confortable y, además, que gaste mucho menos.

En concreto, la llegada del nuevo propulsor turbo ha supuesto un ahorro del 15% de combustible. Si antes el California convencional presentaba un gasta de 13,1 litros y 299 gramos, ahora el nuevo California T fija un gasto de 10,5 litros y 250 gramos de CO2. Un ahorro que junto que se ha conseguido con la llegada del motor turbo y de una transmisión de doble embrague con unas relaciones más largas (una media de un 14,8% y de hasta un 23% en séptima marcha).

Y por último, el precio. El nuevo Ferrari California T ya está a la venta (las primeras unidades llegarán en julio) con un precio de 216.406 euros.

UCNE.jpg

Noni-Banner-P.jpg

Cepeda-computos.jpg

Bano-de-Oro-B300.jpg